Ser miembro de ASEGRE supone adoptar una conducta de mejora continua a favor del Medio Ambiente, como contribución fundamental al desarrollo sostenible. Este sentido desde la asociación se favorece que los miembros tengan en cuenta los siguiente principios:

 Aplicar una política a favor del Medio Ambiente partiendo del estricto cumplimiento de la reglamentación vigente y comprometiéndose al perfeccionamiento de las políticas, programas y actuaciones respecto del medio ambiente.

 Concebir, implantar y explotar sus instalaciones, o llevar a cabo sus actividades bajo la consideración de una utilización eficaz de la energía y de los materiales, la utilización duradera de los recursos renovables, la reducción al mínimo del impacto negativo sobre el entorno y de la producción de residuos, así como la eliminación segura y responsable de los mismos.

 Cooperar con las autoridades medioambientales en la implantación de normativas y regulaciones, más allá de los comportamientos exigibles. Con este espíritu de colaboración, suscribir acuerdos voluntarios y comprometerse a su cumplimiento.

 Informar a las Autoridades Medioambientales, a sus proveedores y clientes, y a su entorno social sobre los riesgos y medidas de prevención de sus instalaciones, procesos y productos, extendiendo esta iniciativa a aquellos que manejan residuos peligrosos.

 En el marco de la Responsabilidad Social Corporativa (RSC), mantener una relación ética con los empleados, y adoptan una política de comunicación y formación de los mismos dirigida a lograr su participación en todas las actividades de las compañías.

 Informar y asesorar a sus proveedores y clientes, así como a toda la cadena de suministro, respecto de los peligros y riesgos de las operaciones de manipulación, utilización, transporte y tratamiento tanto de los residuos como de las emisiones y/o vertidos asociados a los mismos.

 Asignar recursos humanos y técnicos para identificar, evaluar y gestionar los riesgos inherentes a su actividad, con especial atención a la prevención y control de accidentes.

 Operar teniendo en cuenta cuáles son las mejores técnicas disponibles (MTD’s) en el mercado, procurando adaptar las instalaciones a la evolución que en el tiempo experimente la tecnología.

 Divulgar de forma transparente tanto su gestión como los hechos y circunstancias especiales que en ella concurren.

 Aplicar sistemas de autocontrol y asunción de principios de mejora continua fijando objetivos cuantitativos y cualitativos. Realizar el control de su cumplimiento a través de indicadores de comportamiento.